Primera hora posparto, contacto piel a piel

 

Durante los 9 meses de gestación el bebé recibe todos los nutrientes que necesita del cuerpo de su madre, al mismo tiempo que recibe el calor, afecto y cercanía. Porque separarlos al nacer?

 

Una vez el bebé nace, su madre se convierte en esa gestación externa, ese ser que le brindará no sólo los nutrientes de su leche; sino el calor, protección, tranquilidad y amor que recibía cuando se encontraba en el vientre.

 

Tras el parto el bebé debe ser puesto en el pecho de su madre sin ninguna manta, sábana o ropita de por medio y así permitir el contacto piel con piel; allí en el pecho, podrán sentirse, olerse y la madre podrá acariciarlo. Incluso si se les permite, el bebé podrá reptar (arrastrarse) de manera instintiva hasta llegar al pecho de su madre para su primera toma de leche materna.

 

Es un momento único anhelado por 9 meses, el poder tener la primera mirada, las primeras palabras y sentir el olor de su hijo lo convierten en un recuerdo mágico que durará toda la vida.

La toma del peso, la talla y demás procedimientos pueden esperar unos minutos; el primer contacto del niño con sus padres es de vital importancia para el establecimiento de la lactancia materna y del vínculo afectivo para la nueva familia. Incluso el bebé logra una mejor adaptación si es colocado piel con piel con su madre e inicia la lactancia materna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Igualmente UNICEFF menciona que el amamantamiento dentro de la primera hora después del nacimiento está considerado como el primer y más vital paso para reducir rotundamente la mortalidad  neonatal, y por ende la mortalidad de niños y niñas menores de cinco años; de tal manera que se pueden salvar a un millón de recién nacidos con la simple acción de permitirles que inicien la lactancia materna en su primera hora de vida.

 

Uno de los procedimientos rutinarios en el momento del nacimiento del bebé es el corte o pinzamiento del cordón umbilical y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda retrasar este proceso (ojala hasta que deje de latir) para mantener el flujo sanguíneo entre la placenta y el recién nacido, y así mejorar el paso de hierro al niño; creando una reserva que le durará incluso hasta los seis meses de vida.

 

De tal manera qué: "La lactancia materna temprana, el contacto piel a piel y el corte tardío del cordón umbilical, se convierten en puntos claves durante la primera hora posparto - tanto para la salud del niño como de su madre-."

Carolina Gómez Jaramillo

Nutricionista Dietista

Consultora Internacional en lactancia materna, IBCLC.

Doula

 

 

 

 

 

 

 

+(57) 301 540 13 11

carogomezj@yahoo.com

  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo

© 2020 by Caro Gómez. Created By Camila Duque.

Medellín, Colombia