¿Cómo almacenar tu leche materna en casa?

 

Con la lactancia materna existen múltiples beneficios para toda la familia e incluso para la sociedad, es por esto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda amamantar de manera exclusiva hasta los 6 meses y continuar con la lactancia materna y los alimentos complementarios hasta los dos años o más.

 

Pero, ¿qué hacer entonces cuando la madre debe regresar al trabajo? Se recomienda iniciar con la extracción y almacenamiento de la leche materna un mes antes de reincorporarse al trabajo, para aumentar la producción y asegurar una reserva adecuada.

 

Antes de iniciar la extracción debes tener limpios y preparados todos los implementos a utilizar como los recipientes de almacenamiento y el lugar de extracción.

 

La liga de leche internacional nos recomienda que las mejores opciones para almacenar leche humana son los recipientes de vidrio o plástico duro con boca ancha, tapas que cierren bien y libres de bisphenol A (BPA.) Los recipientes deben lavarse con agua caliente, jabón, enjuagarse muy bien, y luego secarse al aire. También pueden lavarse y secarse en un lavavajillas. No conviene llenarlos, debe dejarse 2.54 centímetros (una pulgada) de espacio para permitir que la leche se expanda mientras se congela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El almacenamiento de leche en bolsas plásticas aumenta el riesgo de contaminación. Las bolsas duran menos, no son reutilizables y en ocasiones pierden contenido, y algunos tipos de bolsas plásticas pueden destruir nutrientes de la leche.

 

Una vez cuentes con los recipientes adecuados y te encuentres lista y preparada puedes iniciar con la extracción.

 

Para esto puedes utilizar la técnica manual o un extractor; siendo el método más recomendado la técnica manual, ya que es una forma fácil, rápida, higiénica y económica de extraerse la leche. Incluso la OMS recomienda que todas las madres deben aprender a extraerse leche de forma manual.

 

Para ensayar la técnica puedes utilizar los siguientes tips:

 

  • Tomar con la punta del pulgar y el índice la parte final de la areola en forma de C, de tal manera que el pezón quede en la mitad de ambos dedos.

  • En ese lugar vas a sentir unas pequeñas bolitas, es allí donde se produce la leche, cuando las encuentres puedes dejar tus dedos fijos en ellas.

  • Inicias haciendo una presión con los dedos hacia el pecho y sin deslizarlos en la piel mueves el pulgar e índice hacia las costillas y luego hacia el pezón haciendo una leve presión; luego liberas la presión y repites el movimiento.

 

Inicialmente comienzan a salir gotas de leche, pero a medida que continúas podrás observar los chorritos de leche. 

 

Para aumentar la cantidad de leche extraída puedes realizar la extracción mientras amamantas o tener cerca a tu bebé y de no ser posible puedes utilizar una prenda que conserve su aroma, además de una foto; también puedes tomar una bebida que te guste como una aromática o un té caliente. Lo más importante es que te encuentres cómoda y relajada.

 

Ahora que ya sabes cómo extraer la leche y en que recipiente almacenarla, puedes guardarla en el congelador; es importante que cada recipiente sea marcado con la fecha de extracción, de tal manera que al utilizarlo gastes el primero en almacenar.

 

Ten presente que al envasar la leche materna debes llenar el recipiente con 60 a 90 ml (2 a 3 onzas) para evitar desecharla y además las pequeñas cantidades son más fáciles de descongelar. Es importante dejar un espacio en el frasco y no llenarlo por completo para evitar accidentes.

 

¿Cúanto tiempo dura la leche materna congelada?

 

Los tiempos de almacenamiento varían dependiendo de la temperatura que alcance tu refrigerador y la higiene con que fue extraída la leche, por eso es importante un adecuado lavado de manos.

La liga de la leche internacional menciona que a temperatura ambiente puede durar de 4 a 6 horas, en un refrigerador 3 días y en un congelador puede durar de 3 a 6 meses. 

 

Ten presente que cuando regreses al trabajo es necesario continuar con la extracción y almacenamiento de la leche materna para que no se disminuya tu producción, continuar con la creación del banco de leche materna y para evitar que presentes complicaciones como la congestión mamaria o mastitis.

 

El proceso de descongelación de la leche materna se recomienda hacerlo de manera progresiva al pasar los recipientes del congelador al refrigerador la noche antes de ser utilizados. Luego una vez se encuentre descongelada, se puede sumergir en un recipiente con agua tibia (Fuera del fogón) para quitarle el frio de la nevera y así estará lista para el bebé. No olvides que la leche humana no deber ser calentada directamente en el fogón ni en microondas.

 

Para suministrar la leche materna al bebé se recomienda utilizar una copita o un vasito y así evitar el biberón.

 

Para tener un apoyo en casa para la creación del banco de leche consulta con un Consultor en lactancia certificado.

 

Carolina Gómez Jaramillo

Nutricionista Dietista

Consultora Internacional en lactancia materna, IBCLC.

Doula

 

  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo

+(57) 301 540 13 11

consultora@carogomezibclc.com

© 2020 by Caro Gómez. Created By Camila Duque.

Medellín, Colombia